jueves, 3 de mayo de 2012

Amapola solitaria

En esta época no hay que alejarse mucho de la ciudad para encontrar bonitos rincones por los que dar un paseo y olvidarse del mundo. Los campos renacen tras el invierno y las flores toman posesión del paisaje, de todas las formas y colores, llenan prados y terrenos baldíos. La más corriente y característica de la primavera, la humilde amapola, empieza a colorear de rojo nuestros campos.




2 comentarios:

Jose Miguel dijo...

PRECIOSO DESENFOQUE , BIEN CONSEGUIDA LA PROFUNDIDA DE CAMPO , LO SENCILLO MUY BIEN VISTO

Beatriz Perez Moya dijo...

Es una preciosidad de foto!